ENTRADA EN EL MERCADO de los vinos de Burdeos 

03.04.2021

¿COMO FUNCIONA?

ORIGEN DEL ARTICULO

Par Olivier Bompas

Algunas explicaciones para comprender la organización muy específica del viñedo de Burdeos.

Castillos, comerciantes, corredores ... el viñedo de Burdeos tiene sus códigos. Por un lado, un poco menos de 9.000 "pequeños" castillos que esencialmente producen vinos de asombrosa relación calidad-precio. Por otro lado, los crecimientos clasificados, los de Médoc resultantes de la célebre clasificación de 1855, pero también los de Graves, Sauternes y Saint-Émilion, a los que hay que sumar Pomerol, aunque esta denominación nunca ha hecho parte de una clasificación, y donde también encontramos al mítico Petrus. Entre estas añadas excepcionales de 20 a 30 marcas representan la aristocracia del viñedo de Burdeos y están sujetas a un fenómeno de especulación que genera mucha tinta cada año, en particular cuando se presentan los "Primeurs". (Una semana durante la cual es posible a principios de primavera degustar los vinos de la última vendimia, aún en crianza en barrica.)

Muchos castillos comercializan sus vinos directamente, tanto a profesionales como a particulares de la misma manera que se compra vino a un enólogo del Loira o del Valle del Ródano, los cultivos clasificados operan por derecho propio. Sus vinos se comercializan a través de los comerciantes de la "Place de Bordeaux". Al final de la presentación de los "Primeurs" obtienen  de los castillos "raciones" es decir un cierto volumen de botellas de un vino aún en crianza en barrica, que no estarán disponibles hasta 18 a 24 meses después. Depende de estos comerciantes acreditados ofrecer estos vinos a otros comerciantes franceses y extranjeros y a todos los agentes de distribución, como comerciantes de vinos, restauradores, pero también cadenas de supermercados. La principal ventaja de este sistema era, hasta hace unos años, comprar a buen precio vinos que sin duda incrementarían su valor.

Intermediarios indispensables

Hay comerciantes de muy diversos tamaños, desde el pequeño comerciante-distribuidor que compra y revende los vinos embotellados en los castillos, hasta empresas muy grandes que combinan la distribución y la actividad de comerciante-criador.

En el primer caso, el comerciante ofrece vinos de todas las categorías a una clientela de revendedores profesionales, pero también a particulares.

En el segundo caso, además de la distribución de vinos comprados en botella, el comerciante compra vinos a granel que envejece, ensambla en sus bodegas y comercializa con su propio nombre y marca.

Algunas dinastías de Burdeos como Rothschild, Moueix o Lurton son dueñas de castillos y comerciantes.

Intermediario esencial entre el castillo y el comerciante, el corredor es un actor importante en el sistema de Burdeos.


Su misión: asegurar las negociaciones entre producción y compradores. Realiza labores de asesoramiento, habla de la calidad, el estilo de los vinos, la crianza, y con el paso de los meses se va haciendo una idea del perfil de la añada que vendrá. Después los temas son comerciales hablamos de consumidores y mercados internacionales. Cuando se liberan los vinos es el intermediario quien maneja las transacciones entre los castillos y los comerciantes de vinos y participa activamente en la fijación de precios. La mayoría de los vinos se comercializan a precios tan predecibles como razonablemente acordes con el mercado. No ocurre lo mismo con las "Gran Cru", las estrellas  botellas que parecen eludir toda lógica comercial.


Articulo original en Francés : AQUI